23 agosto 2019

Labores




Mi abuela Felipa era huérfana  de padres militares y por eso se educó en el colegio de  huérfanos de Valdemoro.
Allí le enseñaron labores del hogar, música, francés…. Una educación exquisita  para la época y que la llenaron de unos recuerdos buenísimos que le acompañaron durante toda su vida.
 Más tarde cuando yo y mis primas éramos pequeñas nos fue formando también en todo tipo de labores: coser, a tejer a bordar…
Recuerdo que nos guardaba retales y nos enseñaba a hacer vestiditos a las muñecas y jersey tejidos a ganchillo.


Creo que esto fue lo que me llevó a que luego me entusiasmara por el Patchwork e incluso llegue a hacer mi profesión de esta técnica.
El ganchillo no lo volví a ejercitar hasta hace aproximadamente un mes, cuando vi a mi amiga Carmiña tejer un chal precioso y me dio una envidia terrible, y es que soy culo veo culo quiero!
Así que aprovechando que ya habíamos mandado todos los enseres de la casa en un contenedor a nuestra nueva casa y no tenía ni maquina ni telas, compre algunas madejas y empecé a tejer cogiéndole el gustillo.
Hoy ya tengo dos chales  tejidos y en las agujas me aguarda un tercero y un clunch a juego ….
Y es que tejiendo mi cabeza vuela a esas tardes de verano escuchando a mi abuela Felipa enseñándome y cantado canciones de su colegio de Valdemoro.


2 comentarios:

beatriz dijo...

Que suerte has tenido de disfrutar de tu abuela. Cuando yo nací habían muerto las dos, me dejaron a sus hermanos y a sus amigas que siempre me trataron genial, de ellas conservo labores que realizaron para su ajuar algunas de ellas espectaculares.
Siempre las eché en falta y ahora que yo soy abuela me doy cuenta de verdad de todo lo que me perdí sin ellas.

محمد على dijo...


شركة مكافحة حشرات بالرياض
شركة مكافحة النمل الابيض بالرياض
شركة رش مبيدات بالرياض
شركة رش دفان بالرياض