06 octubre 2006

El quilt que cuenta su historia

Este cuento es otro de los que nos contó mi amiga María:

Esta es un poco especial, no hay història que vaya con el edredon, si no el edredón cuenta su historia a falta de documentos.
Se sabe que fué hecho por Susa Harris, de una zona rural del noroeste de Texas (Hunt County) en 1928.
Ella y su marido fueron granjeros, y a su muerte, los herederos vendieron los cien quilts que había hecho su madre y que encontraron en baules.
El de la foto fué comprado en un mercadillo.
La família Harris era pobre. El edredón está hecho de "feedsacks" (sacas de pienso para animales, aún se ven las marcas sobretodo en el bloque "Leaman", en la primera columna, en el cuarto bloque ) y de retazos aplicados con puntadas de diente de perro en los bloques y dos de las tiras de separación.
Susa nos cuenta la história de su família, típica de muchas famílias de zonas rurales de EEUU a finales del siglo XIX.
Sabemos que cuando se casó con Mr.Harris en 1896 tanía 20 años y él 43 - viudo posiblemente-.
Su primer hijo, Leaman nació apenas un año después (1897).
A Leaman le siguieron Riller (1889), Sam (1900), Carrell (1901). La pobre Susa se pasó cuatro años criando bebés de menos de cuatro años. después de los chicos, nace Codle en 1903 (chico o chica?) y la primera niña, Cleo en 1906. La família sigue creciendo en sucesivos años con Fount (1908), Lelan (1911), Troveoud (1913), Maple (1916), Marvlea (1917), Preston (1920) y la última, una niña, Naydene en 1923. Para entonces, ya habia perdido a Cleo, que murió en 1914 con ocho años y Riller su segundo varón se habia casado en 1922.
Carrell se casó en 1927.
Tres años después de nacer Naydene muere su marido. Tenía 72 años y dejaba una viuda de 49 con un bebé de tres años. Susa siguió añadiendo nombres de los nietos, LB (1911, posiblemente
nieto de su marido por los hijos de la primera mujer) y Wynnie Sue (1928) en las tiras de separación.
La manera en que los nombres están deletreados es fonética. Susa probablemente no tuvo muchas oportunidades de aprender a escribir.
Como tuvo tiempo de hacer cien edredones entre cuidar a sus hijos y trabajar en la granja es sorprendente.
Su vida y la vida de muchas mujeres está escrita en tela en su edredón.


5 comentarios:

Estrella dijo...

Que interesante, mira yo creo que hoy la mujer tiene muchas más facilidades en todo, en estudios, trabajos, ayuda y eso esta bien. Pero cuando escucho este tipo de historia veo que la mujer se vio obligada a utilizar mil y un recurso, sin tener muchos medios economicos, para dejar su huella en el paso del tiempo como esta señora.

Mª Engracia dijo...

Alucinante historia, increible y bonita por el documento histórico que lleva unido a ella. Muchas gracias!!!!

Tweesita dijo...

Eres un pozo de sabiduría... gracias por compartirlo, mil gracias, y mil besos.

Lise dijo...

Un Documento... la verdad he quedado fascinada...gracias por compartirlo...
Saludos

Anónimo dijo...

Esta historia me ha llegado al alma, creo que mi pasión por el patchwork me viene de historias como ésta. Gràcias por compartirla con nosotras. Sé que tienes el blog en pausa, deseo que te encuentres bien. Hacer feliz a la gente es un don, y tú lo logras conmigo cada vez que abro tu blog.