31 agosto 2006

El cuento del Quilt de Lewiston

Hoy os cuento otra historia de mi amiga María, esta vez es la del quilt del pueblo donde vive ella: Lewiston en Idaho

Esta historia esta sacada del libro de Kiracofe y Johnson "The American Quilt,
A History Of Cloth And Comfort".
El edredón, un medallón central aplicado rodeado de bloques cosidos, 
Tiene una fecha aproximada de 1830-50, posiblemente hecho en Gales,
Reino Unido.
Mide 108 x 106 pulgadas. De la colección de Gwyneth y John Dukes, los
nietos de Jessie Jackson. Seguramente este edredón llegó a America con 
una Mrs. Williams que vino desde Gales hasta Washington.
La historía de cómo llegó a sus dueños actuales es la siguiente:

J. D.Jacobs era un hombre de negocios en Lewiston, Idaho. Cruzando el rio
Snake está Clarkston, Washington, donde vivía Mrs. WIlliams.
Uno de los
camiones de Mr. Jacobs que llevaba una carga de carbón y maderá se estropeó
delante de la casa de Mrs. Williams, una casita pobre con dos habitaciones.
El conductor pidió permiso a Mrs. Williams para dejar el camión aparcado
enfrente de su casa, y se dió cuenta de la pobreza en la que vivía.
Cuando se lo dijo a J.D. Jacobs, le pidió al conductor que dejase la carga
de carbón y madera con Mrs. Williams con la excusa de que no podría llevarla
en el camión estropeado. Jacobs y su mujer Jessie visitaron a Mrs.Williams
durante los años 20 y 30, llevandole siempre carbón y madera.
Cuando murió unos años después, dejó el edredón al matrimonio con una nota
que decía "Es la cosa más bonita que tengo y quiero que tengaís este edredón
porque sois la gente más buena que conozco".
Jessie Jacobs apreció tanto el regalo que quiso duplicarlo.
Coleccionó telas durante veinte años y casi lo terminó antes de morir en 1954.
Fué terminado por mujeres de su iglesia.
 

6 comentarios:

Estrella dijo...

Rosa que historia más bonita y a la vez tan emotiva.Es verdad que a veces una no tendra mucho dinero ni cosas materiales ,pero nuestras labores hechas con mucho cariño es la mejor herencia para los nuestros.

silvia dijo...

... gràcies per aquesta nova història, plena de bons sentiments....

violetazul dijo...

Me gusta que nos recuerdes estas historias!
Hacen que uno vuelva a bajarse del mundo y ver qué es lo que importa al final.
Un beso colegui

Mercedes dijo...

Absolutamente enternecedora, uff, tanto tiempo coleccionando telas.... yo ya me habría puesto con alguna....

Cuando sabemos el origen de algo ,tiene entonces verdadero valor

Sara dijo...

Quina historia més maca. Estic tota emocionada!

Cristina dijo...

Qué historia tan bonita, espero ansiosa la siguiente.